jueves, 10 de septiembre de 2009

EL GRAN CIRCO DE MÉXICO



En la antigua Roma de los emperadores, para evitar las protestas del pueblo se invitaban a pobres y señores, a circenses funciones y alegres y extensas fiestas. Luego reinaba la paz soberana, pues quedaba saciada el alma del vulgo con gozo de la clase gobernante que tranquila entonces disfrutaba del poder.
Hoy la historia se repite y sigue el pueblo con su mismo retozar, por lo que todo el mundo va contento mientras que a este país se lo carga la chingada.
Aún falta un poco de tiempo para las elecciones del 2012 y ya estamos padeciendo sus consecuencias. Golpes bajos por doquier y la política hoy más que nunca… ¡apesta!
¿La situación en México? ¡Bien chida!
El desempleo en niveles alarmantes. El petróleo se nos está acabando. Tenemos un boquetote de 300 mil millones de pesos que no saben cómo tapar. El dólar a trece pesos, la inseguridad y la delincuencia siguen en aumento y ni quien las pare, todo mientras nuestro gobierno sigue feliz en el país de las alegres estadísticas de Calderón. En fin, ¿le sigo?.


¿Pan y Circo para los mexicanos?
Lo del pan es ya harto sabido. Puesto que el único PAN que vemos es el del partido en el poder, pues la canasta familiar se aleja cada vez más vertiginosamente de las manos de los pobres.
¿Circo?
Todo lo que interrumpa la entristecida rutina de los pobres. Todo lo que brinde un tema de conversación. Todo lo que suene y parezca excitante. Y así nos la pasamos viendo “Ventaneando”, que si a Belinda le dió un ataque, que “El gordo y la flaca”, que sí Peña Nieto se casa por fin con “La gaviota”, que la novela de la noche, que si la Vero esta cada vez peor vestida, que Dice una juez que Josmar no secuestró el avión, solo lo tomó prestado y un largo etcétera, etcétera, etcétera.
No podemos culpar al pueblo por actuar de la forma en que lo hemos entrenado. Si la religión es el opio de los pueblos, y ya se pasan por televisión misas, las mañanitas de la Virgen y ceremonias de pastores y emborregadores de toda índole, ¿por qué no distraerlo con el fútbol o con las estùpidas telenovelas juveniles y toda la demás basura que transmiten? La basura debe ser para el pueblo y para que todos puedan disfrutarla, y así ni quien diga nada y con Televisa y/o TvAzteca tenemos suficiente para vivir todos apendejados con un programa u otro como si estuviéramos “Bailando por un sueño” o buscando al nuevo de “La Academia” y de lo que es realmente importante ni quien diga nada.



Si no nos gusta la reacción cambiemos el entrenamiento al que hemos sido sometidos por sexenios, siendo la correcta solución a la ecuación del problema planteado producir ciudadanos que piensen, que razonen que calculen cada acción.
Ciudadanos que traten de analizar las consecuencias de cada uno de sus actos. Ciudadanos que respeten y defiendan la opinión de la sociedad en su forma más pura. Ciudadanos que reclamen sus derechos políticos y tengan memoria histórica
Pero para lograrlo debemos empezar por cambiar todo el sistema educativo y educar al pueblo sin andar experimentando con planes y programas a cada rato, lo que presenta entonces, un grave problema para los que viven de proveer el Pan y el Circo.
Un pueblo educado no se conforma con payasos y elefantes o contorsionistas de la palabra e ilusionistas de fantasías. Un pueblo educado exige, reclama, denuncia y hasta da la vida por sus ideales.
Por eso, para bienestar y paz mental de los que nos dirigen aconsejamos, por lo menos, Pan y Circo para el pueblo. Pues con pan y circo
Dios sobra.

1 comentario: