sábado, 11 de abril de 2009

LA VISITA AL CRISTO NEGRO DE SALAMANCA

Desde aproximadamente 1924, se acostumbra hacer la peregrinaciòn a pie de Irapuato a Salamanca, para visitar el Jueves Santo al Cristo Negro de la Parroquia del Señor del Hospital.
A decir de la leyenda, ésta señala que el Cristo Negro, que actualmente conocemos con el nombre del Señor del Hospital, era originalmente un Cristo blanco que se encontraba en la capilla del Colegio Imperial de Tlatelolco.
Se llamaba “El Santo Cristo de los Agonizantes” y representaba a Jesús en el instante de su agonía; mismo que cayó en manos de un indígena llamado Juan Cardona, al cual una noche los Jilotepecanos estaban a punto de dar alcance, por lo que se escondió apresuradamente, dejando el Cristo tirado a la orilla del camino.
Los Jilotepecanos pasaron de largo y cuando Juan Cardona fuè a buscar al Cristo, se encontrò con la sorpresa de que la imagen, para confundirse con las sombras de la noche, había cambiado su color y ahora no era blanco, sino un Cristo Negro.
De ahí que la imagen tenga su representativo color negro. Según la tradición, este evento ocurrió en un Martes Santo de Cuaresma del año de 1560, no se conoce la fecha exacta. Esa fue la señal de que el Cristo Negro quería quedarse en Salamanca y por ello aquí se le construyò un santuario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada