sábado, 14 de marzo de 2009

ÀGORA DEL HOSPITALITO


Los tarascos, pueblo cuya atención diò origen a la creación del templo del Hospitalito bajo tutela de Vasco de Quiroga, incorpora como iconos en su fachada al sol y a la luna, motivos que han dado pauta para definir el trazo, las visuales, las luces, las sombras, los diversos elementos arquitectónicos, la disposición, la fisonomía del mobiliario, la composición de este espacio abierto.
El templo mismo, sus trazos, sus ejes, guía y respaldo de la composición para la plaza del mismo nombre, presencia en la conjunción de aberturas, referente especial para el orden de un nuevo uso, telón de la expresión artística de origen múltiple, escultura urbana por siempre.
La leyenda del indígena enamorado de la luna que a diario aparece, lo embeleza y se fuga, llevándolo a quitarse la vida ente la imposibilidad de retenerla, anhelando acompañarla en el viaje cíclico infinito.
El agua, medio y conducto de vida, factor de alto contraste entre la felicidad y el sufrimiento, uniendo en un todo a cada vecino diferente, razón de ser para la localización de una cultura, canal de su bonanza y contradictoriamente, razón de recurrentes catástrofes que a la vez forjan su carácter y le obligan a renacer.
Las fuentes perfiles de la luna, indicadores del sendero, presencias que se funden en la tierra, remates del camino y sequedades temporales. La plaza, distante entre edificios, juegos de niños, contacto entre jóvenes, convivencia de mayores, distracción y aprendizaje, retos que ascienden, brotan, descienden, se infiltran, imaginaciones cambiantes al ritmo de la luz, el calor, el viento, la humedad y la sombra de los árboles.
El Ágora, amalgama de expresiones, cobijo de los pocos y muchos, foro para todos, creada en el antiguo callejón de las trompadas, que fuera transformado en estacionamiento, usos que ceden su territorio finalmente al peatón, a la convivencia y florecimiento de una nueva forma de vida en el antiguo barrio, en el centro histórico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada